"La Asociación Soriana para la Defensa y Estudio de la Naturaleza" (ASDEN), cuyo NIF es G42005405, declarada de Utilidad Pública por el Ministerio del Interior, con domicilio social en C/ Aguirre, 18 (Soria), y dirección a efectos de notificaciones en el Apdo. de Correos 168 42080 (Soria), en su propio nombre y derecho ante la Confederación Hidrográfica del Duero comparece y como mejor en derecho proceda

EXPONE:

Que en virtud del presente escrito, interpone RECURSO POTESTATIVO DE REPOSICIÓN contra la desestimación presunta por silencio administrativo de ese Organismo de la solicitud de información y denuncia de construcciones ilegales en el río Navaleno en el término de Navaleno (Soria), al amparo de la Ley 38/1995, de 12 de diciembre, sobre Derecho de Acceso a la Información en materia de Medio Ambiente, por no encontrar esta actuación ajustada a Derecho en base a las siguientes

ALEGACIONES:

1. Para acreditar los anteriores extremos se acompaña, fotocopia de los escritos reseñados.

2. Esta Asociación en apoyo de su pretensión, de acuerdo con lo establecido en la Ley 38/1995, antes citada, tiene derecho a la información solicitada al no concurrir ninguno de los supuestos que la misma prevé para denegar tal información en su artículo 3,

3. En su artículo 2 de la Ley citada, referida al ámbito de aplicación establece, que queda comprendido en el derecho de acceso a la información sobre el medio ambiente toda la información disponible por las Administraciones Públicas bajo cualquier forma de expresión y en todo tipo de soporte material.

4. Esta Asociación, tiene a bien formular recordatorio de deberes legales que se contrae en el presente caso. A la obligación de actuar conforme previenen los artículos 42 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre (LRJPAC), y 4 de la Ley 38/1995. Al establecer la obligación de dictar Resolución expresa sobre cuantas solicitudes se formulen por los interesados y cuyo incumplimiento puede dar lugar a la exigencia de responsabilidad prevista en el número 3 del artículo 42.

ANTECEDENTES

Se nos remite escrito por parte de la Confederación Hidrográfica del Duero con relación al expediente OC-12937/00-SO, concerniente a la construcción de un complejo hotelero de cuatro estrellas, consistente en varios edificios con un total de 96 habitaciones, a pocos metros del río y con supresión de meandros naturales.

Se contesta mediante nuestro escrito de fecha de registro 8 de enero de 2001, donde se les indica:

a. Que la estructura del edificio ya está realizada.
b. Que se nos informe de que "no es zona inundable".
Con fecha de registro 2 de febrero del mismo año, remitimos nuevo escrito indicando que:
a. Los edificios están inundados por una crecida natural y habitual del río, al no haberse respetado esta área.
b. Que no se han respetado los 5 metros de uso público (5 metros al cauce).
c. Se acompañan fotos donde se puede apreciar que la construcción está a nivel del río y a tan solo 1 metro de distancia, con abundantes restos de obra en el cauce.
d. En las fotos se puede apreciar el avanzado estado en que se encontraban los edificios. La estructura de todos, hecha y trabajando en el cerramiento y tabicado interior en la mayoría, sin haberse solicitado autorización previa.

Por parte de la Confederación Hidrográfica del Duero, se saca a información pública el expediente O.Z.-21717/00-SO, sobre autorización para realizar un complejo hotelero de cuatro estrellas, consistente en varios edificios con un total de 96 habitaciones en la zona de policía del río Navaleno, en el término municipal de Navaleno (Soria).

En nuestra alegación de fecha 5 de abril de 2001, indicábamos que:

a. Dichas obras ya estaban realizadas en buena parte, pues todos los edificios tenía terminada la estructura y en la mayoría se estaba trabajando en la tabiquería.
b. Debería evitarse la construcción en el dominio público. Puede venir una riada y producir daños materiales e incluso a las personas.
c. Que la ocupación del dominio público hidráulico es un factor de riesgo para la contaminación del agua.
d. Que deben respetarse unos bandas de protección de ribera.

Con fecha 19 de julio de 2001, hacemos alegación y denuncia al expediente OC-12937/00-SO de la misma Confederación, sobre obras en el cauce del río Navaleno, complementarias a las obras de construcción de un complejo hotelero en San Leonardo (Soria), donde se indica que se pretende la construcción de escolleras junto a los edificios y ampliación de la curva existente en el río Navaleno frente al edificio.

En este escrito se solicita que ante la vergonzosa actuación de legalización de hechos consumados en lo concerniente a áreas inundables, competencia de esa Confederación, se tome una medida ejemplarizante contra los infractores.

El antecedente de estos hechos lo podemos encontrar en el escrito de la Confederación Hidrográfica del Duero, de fecha 21 de noviembre de 1997 (expediente O.Z.-3032/97-SO), donde se informa sobre la construcción de unas viviendas en el Burgo de Osma (Soria), en el área de policía, en una zona denominada La Matilla.

Con fecha de registro 9 de diciembre del mismo año, les remitimos escrito donde les indicamos que era un área inundable del río Ucero.

En la prensa local del día 19 del mismo mes y año, se pueden ver fotos de cómo corre el río por esta zona donde se pretendía construir.

Con fecha 26 de diciembre de 1997 enviamos nuevo escrito a la Confederación notificando los hechos anunciados.

Con fecha 20 de abril de 1998 nos comunican, para posibles alegaciones, el acondicionamiento de 800 m2 con 2500 m3 en la zona de La Matilla para controlar las crecidas fluviales (expediente O.Z.-4947/98-SO).

Cursamos nuestra alegación con fecha 8 de mayo del citado año, oponiéndonos a toda construcción por la causa alegada originalmente.

Con fecha 28 de enero de 1999, la Confederación nos envía un escrito donde anuncia la construcción en La Matilla, del encauzamiento del río Ucero y la colocación de escolleras (Expediente O.Z.-3032/97-SO).

Con fecha 18 de febrero de 1999, presentamos alegaciones oponiéndonos a su ejecución en base a:

a. El Real Decreto de 11 de abril de 1986 de Dominio Público Hidráulico indica:
Art 4-1.- Cauce natural de una corriente continua o discontinua es el terreno cubierto por las aguas en la máxima crecida ordinaria.
Art 2.- Constituyen el dominio público hidráulico del Estado.
b) Los cauces de corrientes naturales continuas o discontinuas.
b. La autorización de construcción la consideramos como una cesión aleatoria y gratuita a un particular cuyo objeto es lucrarse con un bien que presumiblemente no le pertenece.
c. Las actuaciones indicadas supondrán la destrucción de la vegetación de ribera.
d. Nos ratificamos en nuestros escritos de diciembre de 1997.

En la prensa local del 9 de enero de 2001 y 30 de enero del mismo año, aparece nuevamente inundada la Matilla.

Esta finca se ha recalificado como zona verde.

Dos casos curiosos; el de la Matilla, se hace legal pidiendo los permisos en tiempo y forma. Se demuestra su ilegalidad y no se autoriza.

El segundo caso, en Navaleno, posiblemente ante la experiencia anterior y tratándose de un caso absolutamente igual y donde se dan exactamente las mismas circunstancias, optan por los hechos consumados, pues saben que la Confederación, en esta provincia, jamás ha decretado y procedido a la demolición de una obra iniciada, concediéndose siempre la legalización de la misma.

SITUACIÓN ACTUAL

Con fecha de registro de salida 28 de enero de 2002, la Confederación nos remite escrito concerniente al expediente OC-12937/00-SO, sobre "autorización para efectuar obras de construcción de un complejo hotelero en cauce y zona de policía del río Navaleno...".

Consideraciones a este escrito:

1. Reconoce que se "pretende" construir EN CAUCE. Según se indicaba anteriormente, en base al Real Decreto 11 de abril de 1986 de Dominio Público Hidráulico, los cauces constituyen dominio público hidráulico del Estado y por consiguiente, la autorización de construcción la consideramos como una cesión aleatoria y gratuita a un particular cuyo objetivo es lucrarse con un bien que presumiblemente no le pertenece.
No se puede "pretender construir" algo que ya está hecho hace tiempo".

2. La parcela donde se ha construido el complejo hotelero está en el pinar, no lindando con ningún obstáculo, con lo cual se podría haber hecho mucho más retirado del río, sin que sus características hubieran quedado modificadas.

3. Indica que "se ha tramitado reglamentariamente". ¿Se puede considerar reglamentaria la solicitud de ejecución de una obra ya realizada?.

4. Concede autorización para que las obras se realicen de acuerdo con el "Estudio sobre inundaciones" suscrito en abril de 2000 y el informe emitido el 30 de mayo de 2001 sobre obras complementarias. Curiosamente en nuestro escrito y fotos remitido a la Confederación el 2 de febrero de 2001, ya indicábamos que los edificios estaban inundados por una crecida del río.

5. Indica que "en ningún momento se invadirá o dañará el lecho del río con maquinaria o cualquier otro método empleado". Uno de los edificios se ha ejecutado al lado contrario del cauce, y se accedía a él atravesando el cauce, por no haber durante la ejecución del edificio, ningún puente ni pasarela. Se aprecia perfectamente en una de las fotos enviadas el 2 de febrero de 2001.

6. En el punto 4 de su escrito indica que "se respetarán las servidumbres legales y en particular la de uso público de 5 metros en la margen".

Por las fotos aportadas se puede ver que hay un edificio a 1 metro del cauce.

7. En el punto 5 se indica "la prohibición de realizar vertidos de aguas residuales u otros productos al cauce".

En las fotos remitidas con nuestro escrito de fecha de registro 2 de febrero de 2001 se aprecia que entre el edificio y el cauce hay 1 metro, con abundantísimos residuos de la construcción.

FUNDAMENTOS JURÍDICOS:

Que esta parte reúne los requisitos de legitimación exigidas en base:
· A los Estatutos fundacionales de la Asociación, cuyos objetivos se recogen en el art. 1 "la defensa del medio ambiente y de la calidad de vida. Protección y estudio de la naturaleza y en particular, de los ecosistemas y medio ambiente de la provincia de Soria" de conformidad literal con la Disposición Adicional decimotercera de la Ley 30/1994, de 24 de noviembre de Fundaciones y de Incentivos Fiscales a la Participación Privada en Actividades de Interés General. El procedimiento sancionador en el que se pretende personarse esta Asociación recurrente afecta medioambientalmente al río Navaleno, cuya defensa es uno de los fines estatutarios de la recurrente y su intervención como interesada en dicho procedimiento sancionador es uno de los instrumentos con que cuenta para el cumplimiento de dichos fines.
· Sentencia del Tribunal Constitucional 34/1994, de 31 de enero, que reconoce a las Asociaciones ecologistas la condición de perjudicada en ilícito ecológico, legitimándolas para intervenir en un procedimiento administrativo sancionador en el que se ventilen hechos relativos al medio natural. Como señaló el Ministerio Fiscal, resulta evidente que una asociación con fines de defensa de la naturaleza y del mundo animal tiene interés legítimo y personal en velar por el correcto ejercicio de la potestad administrativa.
· Sentencia del Tribunal Constitucional 227/1988, de 29 de noviembre, deja constancia de la dimensión ambiental del agua, en el sentido de constituir el soporte físico de actividades tales como la protección del medio ambiente, vertidos industriales y contaminantes.
· La Jurisprudencia del TRIBUNAL SUPREMO ha despejado la incógnita sobre la titularidad o sujetos de este hipotético derecho al reiterar constantemente que son "todos" (todas las personas) los titulares del mismo. Como se pone de manifiesto en la Sentencia de 25 de abril de 1989 al afirmar que "como el artículo 45 de la Constitución, reconoce a "todos" el derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona... negar la legitimación (al recurrente) es negar lo evidente". Otras Sentencias en este sentido, las SSTS de: 30 de noviembre de 1990, 21 de diciembre de 1990, 26 de diciembre de 1991.
· Procedimiento Sancionador. Denunciantes e interesados.
La Sentencia del Tribunal Supremo de 6 de Marzo de 2000, Sección Tercera. Ar. 1811, aclara que "Conceptualmente, no son situaciones equiparables al del denunciante y la del interesado, pues cabe que quien facilita la noticia infractiones a la Administración carezca de interés legítimo concreto en el caso". Pero admite la figura del "denunciante portador o titular de un interés legítimo" supuesto en el que "estaría legitimado para exigir el control jurisdiccional de una resolución como la impugnada" "es atendiendo a las circunstancias de cada caso en concreto como ha de decidirse si el denunciante es o no portador o titular de un interés legítimo en obtener una respuesta sancionadora". En el caso que nos ocupa no cabe duda alguna. Esta sentencia está en intima conexión con la STSJ de Madrid de 29 de noviembre de 2000, Art. 37, que admite la legitimación como interesada de una Asociación de Defensa del Medio Ambiente en un procedimiento sancionador. Señala la sentencia que si se conecta la jurisprudencia del Tribunal Constitucional al respecto con el art. 32.1 LAP, "ha de concluirse que en la medida que la infracción perseguida en el procedimiento sancionador en el que pretende personarse como interesada afecta al medio ambiente del Valle de Lozoya, cuya defensa es uno de los fines estatutarios de la Asociación recurrente, su intervención como interesada en dicho procedimiento sancionador es uno de los instrumentos con que cuenta para el cumplimiento de dichos fines".

Vistos los artículos citados y los demás de pertinente y general aplicación, esta Asociación
SOLICITA:

a) Denegación de autorización.
b) Que se nos informe del estado de tramitación de nuestras denuncias, con fundamentos técnicos y jurídicos considerados.
c) Que dados los frecuentes expedientes de legalización de hechos consumados, se tome una medida ejemplar procediendo a decretar el inmediato derribo de las construcciones hechas, todas ilegales por haberse solicitado autorización cuando se encontraban en fase muy avanzada de ejecución.

Que se tenga por presentado este escrito, se sirva admitirlo dando en su mérito por anunciado, en tiempo y forma, RECURSO POTESTATIVO DE REPOSICIÓN contra la desestimación presunta de la denuncia y solicitud formulada por esta parte ante la Confederación Hidrográfica del Duero y se dicte Resolución reconociendo el acto objeto del recurso reflejado en la solicitud citada.


Justicia que se pide en Soria a 21 de febrero de 2002

La Junta Directiva de ASDEN

A LA CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA DEL DUERO