Nota de Prensa 10/7/2016

 

Vertido de aguas residuales urbanas al río Duero durante la fiesta del Lunes las Bailas en Soria

 

El lunes día 4 de Julio de 2016 a las 21 horas durante la celebración de la fiesta del Lunes las Bailas, en la margen derecha del río Duero de la zona ajardinada por encima del puente del ferrocarril, se observaba un cambio de color del agua a partir de un punto de vertido.

El vertido era reconocible por el cambio de color, y también por su olor nauseabundo, parecido al de las aguas residuales urbanas.

Unas horas antes se había producido una tormenta con lluvia que podría haber producido un elevado incremento del caudal de los colectores. Ahora bien, en tal franja de río, la Confederación Hidrográfica del Duero no reconoce la existencia de un punto de vertido, sobradero, desagüe o aliviadero del colector, tal y como se puede comprobar en su software de cartografía, de nombre “mirame” disponible y accesible en Internet.

Además, el fuerte olor a aguas residuales de origen urbano no es compatible con una elevada entrada de agua de lluvia en la red de alcantarillado que diluiría el vertido contaminante, y por lo tanto reduciría la intensidad del olor de las aguas sucias.

ASDEN-Ecologistas en Acción de Soria lo ha puesto en conocimiento de la Confederación Hidrográfica del Duero, con objeto de que investigue la existencia de ese punto de vertido, su origen, causas y responsables, y en su caso para que inicie el correspondiente expediente sancionador.

Como testigos directos de ese vertido suponemos que estaban los Bomberos de Soria y la Guardia Civil durante sus labores de protección civil en lanchas motoras, y que suponemos también habrán puesto en conocimiento de las autoridades.

La Unión Europea a través de la Directiva Marco del Agua estable como prioritarias las medidas tendentes a conseguir un buen estado de las aguas, que en la ciudad de Soria y en el Pantano de los Rábanos pasa por construir una nueva EDAR y depósitos de tormentas. Proyectos ambos que por lo visto no forman parte de la agenda política ni administrativa de las autoridades estatales, autonómicas y locales.

Los vertidos que recibe el Duero y la mala calidad de sus aguas antes o después van a ser un obstáculo para el pretendido uso recreativo y lúdico de este tramo de río, dando al traste con las millonarias inversiones de dinero público gastadas en sendas, pasarelas, embarcaderos y ajardinamientos. Que por cierto sufren daños por estar proyectadas dentro del cauce, es decir en zonas que se inundan de forma frecuente tal y como dice la Ley.

 

vertido Duero las bailas