Pulsar para ampliar

Río Ucero ( Burgo de Osma ) Zona natural donde se quiere actuar


Pulsar para ampliar
Variante del Burgo de Osma a su paso por el río Ucero

Pulsar para ampliar

Restos de anteriores escolleras en el río Ucero

Pulsar para ampliar

Río Ucero ( Burgo de Osma ) Dragado anterior


"LaAsociación Soriana para la Defensa y Estudio de la Naturaleza" (ASDEN),ante la Sra. Presidenta de la Confederación Hidrográfica del Duero comparece ycomo mejor en derecho proceda

EXPONE:

            Enel B.O.P. de Soria de fecha 5-11-2004 se anuncia exposición al público delproyecto de “protecciónfrente a avenidas del río Ucero a su paso por el Burgo de Osma”,reseñado con el número de expediente OC-23397-04-SO.

            Estaresolución viene fechada en “Valladolid, octubre de 2004” y firmada por D.Rogelio Anta.

            Enel último párrafo de dicha publicación, indica que el expediente se encuentraexpuesto en la Subdelegación del Gobierno en Soria.

            Personadosen esta oficina, hemos requerido el expediente en el registro, la Secretariadel Subdelegado, Secretario del Subdelegado y planta 2ª, en todas se nos haindicado que este expediente no había llegado a estas oficinas.

 

ANTECEDENTE:

  1. El doctor Lobón-Cerviá, en un estudio realizado en el río Ucero en el año 1984 (Production and food consumption of a population of brown trout (Salmo trutta L.) in an aquifer-fed stream of Old Castile (Spain), publicado en Hydrobiology, demostró que era el segundo río del mundo en productividad, después del Oroquiwi neozelandés.
  2. Hacia los años 80 del siglo XX se produjo una modificación del cauce en toda la zona contemplada en este proyecto, suprimiendo meandros, haciendo un trazado más lineal y por consiguiente con una reducción de la longitud de cauce y aumentando consiguientemente la pendiente de éste, arrasando unos extensos sotos con abundante vegetación y restos de cauces ocupados en las crecidas ordinarias del río (foto 0). Esta actuación se hizo en bastantes kilómetros del río Ucero, aguas arriba de la zona que nos ocupa, con la pretensión de efectuar plantaciones de chopos (fotos 1, 3 y 3 y figura 1).

            Esto ocasionó una descompactación del lecho del río, asícomo de sus márgenes.

            A partir de esta fecha, los daños producidos en lascrecidas fueron muy considerables, dado que aumentaba el volumen de agua,aumentaba la velocidad de ésta y se disparaba el volumen de materialesarrastrados debido a la erosión (foto 4).

            A modo de ejemplo, tenemos algunas reseñas en la prensalocal, relacionadas con el Burgo de Osma:

-        “InundadaLa Matilla, donde se quiere hacer una urbanización” (19-XII-1997).

-        “Eldesbordamiento de los ríos Ucero y Abión provoca daños en la comarca de ElBurgo” (19-XII-1997).

-        “El paseoque bordea el río está cubierto por grava y ramas” (16-I-2001).

-        “Lasinundaciones ocasionaron daños por valor de 15 millones de pesetas” (8-II-2001).

-        “Losempleados de la Confederación, del Ayuntamiento y vecinos retiraron más de 150camiones de guijo del parque junto al río” (1-VI-2001).

            Los dragados y rectificaciones de cauce han sido undesastre ambiental que no solo han conseguido lo que teóricamente proponían,sino que muy al contrario, han producido tremendos arrastres de gravas, máximecuando en esta zona se ha pretendido siempre conseguir la apropiación deterrenos del dominio público hidráulico, como fue el caso de la pretendida urbanizaciónde la Matilla, contra la que peleó durante varios años esta Asociación o laurbanización de la Serna, el matadero que se ha inundado en ocasiones o elterreno que con el proyecto que contemplamos pretende obtener suelo paraedificar en zonas actualmente inundables a ambos lados del río Ucero.

  1. Un principio básico en la gestión de los organismos públicos es el de evitar el despilfarro económico. Es barato y fácil destruir nuestros cauces, pero es tremendamente caro y difícil recuperarlo que tan alegremente se ha destruido y que la Naturaleza ha tardado miles de años en hacer (foto 5).
  2. El documento de síntesis del libro Blanco del Agua, publicado por el Ministerio de Medio Ambiente, refiriéndose a los dragados dice que “su utilidad o beneficios reales son muy dudosos y podrían haberse solucionado los mismos problemas con alternativas más satisfactorias”.
  3. Con demasiada frecuencias, las “adecuaciones medioambientales” suelen consistir en meter las excavadoras en el cauce, arrasar los lechos y las riberas y hacer un nuevo trazado rectilíneo del curso del río, eliminando la diversidad biológica al servicio de unos intereses particulares, generalmente con dinero público.
  4. Actuaciones de desmonte, explanación y arrase total de la vegetación, ocasionan un alto impacto, una destrucción total de la biodiversidad de la zona y un foco importantísimo de erosión y generación de materiales de arrastre que a corto plazo generan zonas de colmatación en el cauce (fotos 6, 7 y 4). Estas actuaciones están motivadas fundamentalmente por la ejecución de obras públicas (foto 5) o plantaciones de chopos (foto 1) donde anteriormente había sotos de gran valor ambiental (foto 8).

 

ASPECTOS LEGISLATIVOS

  • Según lo dispuesto por el Real Decreto-Ley 9/2000, de 6 de octubre de modificación del Real Decreto Legislativo 1302/86, de 28 de junio de Evaluación de Impacto Ambiental (artículo 1.1), este tipo de proyectos públicos o privados se hallan comprendidos su anexo 1, por lo que se exige una evaluación de impacto ambiental en la forma prevista en esta disposición. (Grupo 8, apartado d) en razón a su afección a zonas de bosque ripario o a paisajes con significación histórica, cultural o arqueológica.
  • Según el Decreto Legislativo 1/2000, de 18 de mayo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental y Auditorias Ambientales de Castilla y León, el proyecto podría ser encuadrado dentro de las actividades del Anexo 1, apartado 8 (drenaje de zonas húmedas naturales o seminaturales), ya que puede afectar a humedales perifluviales que antaño formaban parte del cauce fluvial original, además de al propio cauce.
  • El proyecto no contempla posibles alternativas, como exige el Real Decreto 1131/88, de 30 de diciembre (art. 7), cuando de hecho existen alternativas más baratas, hidráulicamente más eficientes y mucho más compatibles con el entorno natural y el mantenimiento de la calidad ambiental y biodiversidad del ecosistema fluvial. Medidas que, además, beneficiarían especialmente a la trucha común y por tanto a su aprovechamiento, contando por ello con un mayor apoyo social en la zona y entre los colectivos afectados: pescadores y aficionados a la naturaleza. Si se pretende estabilizar las orillas en razón a la elevada erosión que provoca el río sobre los taludes desprotegidos y la consiguiente afección al Dominio Público Hidráulico (DPH), hay que decir que los taludes son inestables porque no hay vegetación que los sujete, al haber sido eliminada para implantar cultivos y edificaciones. Un hecho perfectamente apreciable si se contrastan las márgenes deterioradas con la estabilidad de otros taludes potencialmente sensibles a la erosión hidráulica que sí han conservado una franja riparia. Efectivamente, hay que añadir que el descontrol de las avenidas y la erosión de los márgenes sin duda se ha visto acentuada por la alteración de las características naturales del río causada por factores humanos, especialmente los importantes encauzamientos y dragados efectuados aguas arriba, que han cambiado notablemente las condiciones hidromorfológicas e hidráulicas propias del tramo fluvial afectado como del superior, con efectos extendidos aguas abajo.
  • No existe justificación objetiva y adecuada de la solución adoptada, que tampoco cuenta con un “estudio detallado” como exige el art. 8 del RD 1131/88. Los problemas hidráulicos esgrimidos para justificar las actuaciones del proyecto son muy subjetivos, y por otra parte tienen su causa en intervenciones anteriores en un tramo fluvial que ha sido dragado, encauzado y rectificado en varias ocasiones a lo largo de las últimas décadas. Las actuaciones “duras” de encauzamiento, dragado o rectificación del trazado fluvial original no sólo no han conseguido aportar soluciones, sino que han contribuido a provocar y aumentar los problemas de la pérdida y dispersión del cauce, de erosión de las márgenes, etc., amén de alterar y degradar el ecosistema fluvial original. El proyecto no ataca la raíz de los problemas de erosión de las márgenes y de pérdida del cauce, que tienen su origen en la alteración del trazado meandriforme original, de la deforestación de las riberas y la invasión y apropiación privada del DPH. Teniendo todo ello en cuenta y sin plantear alternativa alguna a la solución adoptada, el proyecto es sin duda una mala inversión, ya que comporta necesariamente su repetición a medio o largo plazo.
  • El art. 79 RDPH, cuando habla de obras de defensa de avenidas exige el trámite de información pública -arts. 52 y 54-, y en igual sentido, el art. 78.2 de ese texto, que remite a la Ley 7/8 5, de B.R.L., exige información pública para conceder la licencia de obras. Por otro lado, de acuerdo a las competencias fijadas en la Constitución Española, la Ley de Aguas, etc., así como lo establecido por la Ley 6/1992, de 18 de diciembre, de protección de los ecosistemas acuáticos y de regulación de la pesca en Castilla y León, cuyos principios disponen que la riqueza de los ecosistemas acuáticos tiene la consideración de bien común, no privado, y que la pesca tiene un marcado carácter social, es obvio que este tipo de actuaciones han de ser informadas por el organismo autonómico competente antes de concurrir al trámite de información pública, lo que no se ha producido en este caso. Por otra parte el anuncio publicado en pleno verano en el boletín provincial de Soria de 9 de julio de 2004 da tan sólo 15 días hábiles para presentar alegaciones, aunque no indica el lugar donde se pone a disposición la documentación del expediente. Por todo lo expuesto, hay motivos fundados para creer que se trata de ocultar la realización del mencionado proyecto y su ejecución a la opinión pública y medioambiental.

 

¾    En términos más generales convienerecordar la legislación vigente en materia de aguas, en lo que se refiere al deslinde delDominio Público Hidráulico, las zonas inundables y la afectación delmedio ambiente. El Real Decreto Legislativo 1/200 1, de 20 de julio, por el quese aprueba el texto refundido de la Ley de Aguas (BOE núm. 176, de 24 de juliode 2001), dice:

Art. 11.2: Los Organismos de cuenca darán traslado a lasAdministraciones competentes en materia de ordenación del territorio yurbanismo de los datos y estudios disponibles sobre avenidas, al objeto de quese tengan en cuenta en la planificación del suelo y, en particular, en las autorizaciones de usos que se acuerdenen las zonas inundables.

Art. 11. 3: El Gobierno, por Real Decreto, podrá establecer las limitaciones en el uso de las zonasinundables que estime necesarias para garantizar la seguridad de laspersonas y bienes.

Art. 14,3: Uno de los principios rectores de la gestión enmateria de aguas es la “compatibilidad de la gestión pública del agua con laordenación del territorio, la conservacióny protección del medio ambiente y la restauración de la naturaleza”.

Art. 25.3: Los expedientes que tramiten los organismos de cuencaen el ejercicio de sus competencias sustantivas sobre la utilización yaprovechamiento del dominio público hidráulico se someterán a informe previo de las Comunidades Autónomas para quemanifiesten, en el plazo y supuestos que reglamentariamente se determinen, loque estimen oportuno en materias de su competencia.

Art. 40.1: La planificaciónhidrológica tendrá por objetivos generales conseguir el buen estadoecológico del dominio público hidráulico y la satisfacción de las demandas deagua, el equilibrio y armonización del desarrollo regional y sectorial,incrementando las disponibilidades del recurso, protegiendo su calidad,economizando su empleo y racionalizando sus usos en armonía con el medio ambiente y los demás recursos naturales.

Art. 42: Contenido de los planes hidrológicos de cuenca.

Los planes hidrológicos decuenca comprenderán obligatoriamente:

g) Los perímetros de protección y las medidas para la conservación yrecuperación del recurso y entorno afectados.

Art. 95.1: El apeo y deslindede los cauces de dominio público corresponde a la Administración delEstado, que los efectuará por los Organismos de cuenca, según el procedimientoque reglamentariamente se determine.

Art. 95.2: El deslindeaprobado declara la posesión y la titularidad dominical a favor del Estado, dando lugar alamojonamiento.

Art. 95.3: La resolución de aprobación del deslinde será título suficiente para rectificar las inscripciones del Registro de la Propiedadcontradictorias con el mismo, en la forma y condiciones que se determinenreglamentariamente, siempre que haya intervenido en el expediente el titularregistral, conforme a la legislación hipotecaria.

¾    La Ley 6/1992 deProtección de los ecosistemas acuáticos y de regulación de la pesca enCastilla y León (BOCyL 18/12/1992) dice:

Art. 4: El Organismo de Cuenca que tramite una autorización o concesiónreferente al Dominio Público Hidráulico o a sus zonas de servidumbre remitirácopia del expediente y de los documentos técnicos aportados a la Junta, paraque ésta pueda manifestar en el plazo de tres meses las condiciones que deberánimponerse en materia de su competencia. Cuando la autorización o concesiónpudiera implicar riesgos para el medio ambiente, a juicio de los Organismoscompetentes para su conservación en cada caso, será preceptiva la presentaciónde una evaluación de sus impactos.

 

ALEGACIONES:

  1. Nos ratificamos en nuestro escrito dirigido al alcalde de El Burgo de Osma con fecha de registro 24-7-04, copia del cual se remitió a esa Confederación a través de la Subdelegación del Gobierno en Soria con igual fecha.
  2. En la “descripción de la solución adoptada” (B.O.P), en el punto 1 indica “Retirada de los escombros existentes”.

            Una parte de estos corresponde a los muros que sehicieron a final de los años 80 y que han sido totalmente destruidos por elpropio río al buscar su cauce natural.

            Otros corresponden a un vertedero de escombros en unaparcela limítrofe con la urbanización La Serna.

            Con fecha de registro 9-6-1998, a requerimiento de esta Asociación,nos remitió la C.H.D. el proyecto de “Acondicionamiento de residuos sólidosinertes”, de promociones La Serna S.A., cuyo anuncio fue publicado en el B.O.Pde Soria el 4 de marzo de 1998. Este proyecto estaba sellado por elAyuntamiento de El Burgo de Osma con fecha 28-2-1998.

            En dicho documento se indica que el área de actuación esde 800 m2 y “pretende acondicionar 2.500 m3 de materialsobrante de obra que en un 70 % es tierra vegetal, que servirá para el selladoy posterior plantación de plantas autóctonas”.

            Según los planos del proyecto, esta parcela o área deactuación, limita al sur con la urbanización La Serna y al este con el caucedel río Ucero.

            La realidad es totalmente diferente a lo solicitado. Losescombros siguen estando allí, formando una elevación artificial de la cotaoriginal del terreno, previsiblemente para evitar la inundación de éste ybuscar una posterior recalificación urbanísticas, ya efectuada en la fechaactual.

            La anunciada plantación de vegetación autóctona, se convirtióen arrasar la vegetación arbórea y arbustiva, realmente autóctona, al norte delvertedero y se procedió a ejecutar una plantación de chopos canadienses despuésde explanar el terreno, todo ello en zona inundable en crecidas ordinarias, conuna presunta apropiación de terreno público y una utilización lucrativa apartir del mismo (véase zona remarcada en rojo en la foto 9).

            El destrozo de un espacio natural y una actuacióncontraria a lo especificado en el proyecto de Promociones La Serna y porconsiguiente a lo autorizado por el Ayuntamiento y la Confederación, no deberíaarreglarse con dinero público, muy al contrario, debería obligarse al promotora ejecutar las obras tal como indicaba su proyecto.

  1. Si examinamos los planos “Situación actual zona inundable” y “Solución adoptada zonas inundables”, se aprecia a simple vista un estrechamiento de la zona inundable después de la actuación prevista, que en la zona este llega a reducirse en unos 100 metros lineales y en la oeste otros 100m. A unos 550 m. del puente, los 370 metros lineales inundables en la actualidad se reducen a 220 m.

            Si se reducen medianterecrecimiento de tierra las áreas laterales de la zona inundable, se estácreando un área inundable nueva con menor anchura y mayor altura que antes,dado que los datos de avenida no se deben modificar (T= 500 años, Q= 213,17 m3/s,según dichos planos). Esto podría agravar la situación que se pretende corregiren las viviendas que hay en la zona sur-oeste del área de actuación, cuandoeste parece ser el objetivo fundamental de este proyecto. Otro tema que se debecontemplar es evitar el incremento de la velocidad del agua en la crecida, locual se podría producir al reducir la superficie de rozamiento del agua con elsuelo de la zona inundable (figuras 2 y 3).

  1. Tanto en el texto como en los planos del proyecto se indica la superficie inundable en base a los cálculos efectuados (T= 500 años, Q= 213,17 m3/s), reconociendo que “todos los inviernos se producen fuertes inundaciones dentro del casco urbano de El Burgo de Osma debido a las continuas avenidas del río Ucero” (p. 2) y que “la llamada urbanización de La Serna es anualmente sometida a procesos de inundación debido al desbordamiento del río (p. 2). De aquí se saca la conclusión de que estos terrenos son de dominio público.

            El redactor del Proyecto confunde “dominio público” depropiedad estatal con propiedad municipal al afirmar que todas las actuacionestendrán lugar en “terrenos de propiedad municipal” (p. 2 de la Memoriadescriptiva y el Plano 1 del Apéndice 2 “Topografía”). El cauce, es decir, allídonde llegan las máximas crecidas ordinarias, es propiedad pública estatal.

            Si la urbanización de La Serna se inunda, es debido a quehace 12 años fue construida en zona inundable y consecuentemente en terrenopúblico.

  1. Se pretende hacer un nuevo trazado del río en unos 550 metros lineales (figura 1).

            Nos remitimos al punto 2 del apartado “antecedentes” deeste escrito.

            Esta actuación supone crear un “canal” sin fondocompactado y márgenes absolutamente desprotegidas de vegetación, lo queobligará a “empedrar” todas las márgenes mediante escoleras (foto 7).Escolleras y muros d hormigón colocadas hace 20 años han sido reventadasperdiendo toda su efectividad, fundamentalmente en la margen oeste del cauce (foto6), lo cual no ha sucedido cuando loas márgenes se han protegido con masasforestales (foto 8).

            No tiene ninguna explicación lógica desplazar unos metroseste cauce, cuando el actual está empezando a consolidarse, apareciendo demanera natural vegetación de ribera (fotos 10 y 11). Incluso están germinandonaturalmente plantas de Salix entrelas escolleras, con lo cual se sujeta esta actuación y se oculta este tipo deobra (fotos 12 y 13), reduciéndose el impacto visual y el proceso erosivo.

Paradójicamente, en el plano 4 de “solución adoptada zonasinundables”, en la leyenda, define el nuevo cauce como “nuevo encauzamiento natural”. ¿Hay algo más artificial ymenos natural que la actuación proyectada del nuevo cauce? Entendemos que unrío es un ecosistema vivo y no un simple canal de agua, por mucho que el proyectopresente lo quiera maquillar.

  1. La ribera del río Ucero, desde el pueblo de Ucero hasta su desembocadura en el Duero, está incluida en el Catálogo de riberas sobresalientes de la provincia de Soria, con el código SO-54. Este catálogo fue elaborado por la Universidad de Valladolid por encargo de la Junta de Castilla y León (fotos 3 y 14).
  2. Este río es uno de los pocos cauces salmonícolas de llanura no regulados que quedan en España, con una notable capacidad de carga biológica bien documentada.

            Las especies de peces presentes en el río Ucero son.Barbo común (Barbus bocagei),Bermejuela (Chondrostoma arcasii),Boga del Duero (Chondrostoma duriense),Bordallo (Squalius caroliterti),Gobio (Gobio gobio), Lamprehuela (Cobitis calderoni), Piscardo (Phoxinus phoxinus), Trucha común (Salmo trutta), Trucha arco-iris (Oncorhynchus mykiiss). Barbo, boga,bermejuela y lamprehuela figuran en el anexo II de la Directiva 92/43/CEE.

  1. En ambas márgenes se aprecian una serie de canales de riego, así como torrenteras, que conducen al agua generada en momentos de fuertes lluvias en los cerros limítrofes. En el proyecto no se aprecia la presencia de éstos, lo cual podría generar graves daños en los paseos y jardines proyectados (foto 15).
  2. De acuerdo con los planos donde se muestran las áreas inundables actuales y futuras, se aprecia que en el ángulo N-O desaparecen como tales unos 17.000 m2 que se destinan a suelo edificable.

            En el ángulo N-E, otra actuación similar permiterecalificar como suelos edificables otros 20.000 m2.

            Quizás estemos ante el objetivo primordial de este proyecto,consistente en usurpar unos 37.000 m2 de terreno público para que elAyuntamiento, de manera gratuita, adquiera la titularidad de éstos y puedanegociar con ellos (figura 2).

            Con dinero público se hace la adecuación del cauce ysaneamiento de unos terrenos para que pierdan su titularidad pública y puedangenerar negocios inmobiliarios en manos privadas.

  1. La vegetación de ribera cumple un fin múltiple:

-        Evitar laerosión (fotos 5 y 16).

-        Reducir elvolumen de nutrientes (abonos, residuos fecales, etc.) que transporta el agua.

-        Regular latemperatura del agua mediante las sombras generadas, hecho imprescindible paraconservar la biodiversidad del río (foto 8).

-        Generarzonas de refugio para la fauna acuática (foto 17).

-        Retener yreducir la velocidad del agua en caso de crecidas.

-        Conservarel ecosistema de soto y bosque de galería (foto 18).

-        Generar unmicroclima en el bosque de galería, más húmedo y fresco en verano y con menosescarchas en invierno.

Laactuación propuesta en el proyecto consiste en suprimir la vegetación arbórea yarbustiva de las márgenes del río, contraviniendo todas las pautas que seacaban de enumerar.

            Proponemos que se cree un bosque de galería al borde delcauce en ambas márgenes, al objeto de aprovechar todas las ventajasambientales, paisajísticas y lúdicas que éste generaría (figura 4). Esrecomendable que el proyecto armonice con la situación natural del río.

            Debería conservarse toda la vegetación arbórea yarbustiva en ambas márgenes y proceder a sembrar más vegetación autóctona enéstas (foto 19).

  1. Se pretende iluminar con farolas todos los caminos, incluso los proyectados al borde del río.

            Las conducciones eléctricas tanto enterradas como en losregistros de los fustes de las farolas, se entiende que serán estancas, pero esprácticamente imposible conseguirlo al 100%. Ello generará que en momentos decrecidas, el agua entrará en contacto con la energía eléctrica, provocando,cuando menos, cortocircuitos considerables. Proponemos la supresión de farolasen las márgenes del río.

  1. No se ha planteado el uso de riego por goteo. La red municipal, según puede constatarse en la prensa local en los últimos meses, malamente llega para abastecer a la población es este municipio, fundamentalmente en los meses de verano, donde la población aumenta, el suministro del acuífero se reduce y se va a producir una fuerte demanda de agua para el riego.
  2. Proponemos que las actuaciones en prevención de crecidas deben limitarse exclusivamente a proteger las edificaciones actualmente inundables de La Serna, posiblemente mediante la elevación del actual muro, aunque habría que estudiar las consecuencias que tendría si el recinto interior de estas se inundara (foto 20), lo cual no tiene nada que ver con el hecho de modificar el cauce del río o generar 37.000 m2 para suelo edificable.

 

Soria a 1 de diciembre de 2004